9.2.11

Todo Es Mucho Mejor Con LSD

A veces me cuesta llegar a un estribillo olvidado el fondo de un bolsillo, demostrando así que mi torpeza llega a limites insospechados. Me gusta cocinar un buen guiso de imaginación con esas gotas de pasión que lo hacen tan deseable. Siempre me queda excelente, pero continuamente pongo mesa para dos cuando no soy mas que uno. Y en lo hondo de un mal augurio encuentro un ápice de bondad y esa sonrisa tuya que me deja congelado como si de medusa te trataras...

No niego que un día pude perder el rumbo, y caí fracturado en el pozo de la desesperación, pero allí encontré pétalos de orquídeas negras que me recordaron que nunca he de perder mi ficción. Y es que mentí por hacerte feliz, yo dije mentiras sin razón por un minuto de tu voz. Déjame tratar de arreglarlo ahora que los dos estamos aquí y déjame delirar con una nube de perfume francés que me indique que volví a caer.

Ganaré mil apuestas por la locuras y tal vez ese sea el día de mi fortuna, cuando la dama que mas espero caiga en mis enredos de artista y entienda que mi vida está perdida, que no tengo remedio y que moriré sin tenerlo, pero tal vez me acepte.

Y destrozaré mil caminos andados por llevarte a lo inexplorado...

2 comentarios:

jorge sanz dijo...

Rezuma poesía
por cada poro
de su fisonomía

Fuck yeah ;)

VibiLeFleu dijo...

Me alagas colega